Trabajando nuestra inteligencia emocional

Trabajando nuestra inteligencia emocional

Cada vez somos más conscientes de lo importante que es trabajar las emociones de los niños y las niñas, pero es difícil educar a nuestros hijos en las emociones si muy a menudo nosotros, los adultos, no sabemos como gestionar nuestras propias emociones.

Es clave entender nuestras propias emociones y que nos desregula para poder ayudar a que nuestros hijos entiendan y regulen sus propias emociones.
TIPOS DE EMOCIONES
Se entiende como una emoción a aquella respuesta neuroquímica y hormonal que nos hace reacción de una forma determinada ante un estímulo externo (ver sangre) o interno (los recuerdos).

Existen diferentes clasificaciones sobre las emociones, pero a mi me gusta por su simplicidad y por que es fruto de una larga investigación la clasificación de Paul Ekman. Uno de sus libros más conocidos es El rostro de las emociones. Las emociones básicas según Paul Ekman son: el miedo, enfado, tristeza, alegría, asco y sorpresa.

DIFERENCIAS ENTRE EMOCIÓN Y SENTIMIENTO: EMOCIÓN ≠ SENTIMIENTO
Los sentimientos se distinguen de las emociones porque ya incluyen una evaluación consciente de la experiencia, es decir, un pensamiento.
EMOCIÓN + PENSAMIENTO = SENTIMIENTO.
Por ejemplo, el sentimiento de decepción ante la traición de una buena amiga. Construimos la decepción a partir de determinados juicios negativos, ha traicionado nuestra confianza, y la tristeza sería la emoción que hay tras ese sentimiento.
HERRAMIENTAS PARA TRABAJAR LAS EMOCIONES

Para poder trabajar vuestras emociones os presento dos importantes herramientas, el diario emocional y el atlas emocional:

1. DIARIO EMOCIONAL
Para poder trabajar vuestras emociones os propongo la realización de un diario emocional en el que  podéis registrar dos o tres emociones que hayáis sentido a lo largo del día. Podéis utilizar como material de soporte un excel o una tabla insertada en un documento de word con los siguientes campos:

 

  • Fecha
  • Descripción del desencadenante teniendo en cuenta las condiciones previas (teníamos hambre, sueño, estábamos cansados, en un ambiente relajado, entre amigos, etc), el evento (los niños se pelean, no se quieren lavar los dientes, no quieren hacer los deberes, etc) y nuestras experiencias personales previas (aquellas historia emocionales que hemos adquirido de eventos previos, por ejemplo como reaccionaban nuestros padres ante esa misma situación)
  • Emoción básica,
  • Sensación física: palpitaciones, enrojecimiento, tensión corporal, etc
  • Sentimiento subjetivo: te sientes atacado, amenzado, satisfecho,etc
  • Respuesta: razonando si se trató entre una respuesta constructiva, destructiva o ambigua.

 

 
2. ATLAS EMOCIONAL

Ekman tiene algunos materiales muy interesantes como es el atlas de las emociones.  Es una herramienta interactiva que nos puede ayudar a  enriquecer nuestro vocabulario emocional y que tiene como objetivo adquirir un mayor control de las emociones y como respondemos a ellas. Ayuda a aprender como te sientes y el porque. Un recurso muy aconsejable y muy didáctico.


Gemma

Médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, madre de dos hijos. Aficionada al patchwork, manualidades y viajar. Bloggera en mi tiempo libre

¡Déjame tu comentario!