Bandeja de arena para la pre-escritura

Bandeja de arena para la pre-escritura

Muy a menudo lees en las redes sociales a algunas madres que preguntan como enseñar a escribir a niñas o niños realmente pequeños, en edades preescolares. Me encanta el dicho de «no por mucho madrugar amanece más temprano».Y en este principio se basa la metodología Montessori, que defiende que las actividades educativas deben adaptares al ritmo de desarrollo de cada niño. El riesgo de querer correr demasiado es que nos saltemos fases fundamentales y que no se asienten unas correctas bases. Mientras les enseñamos el alfabeto a niños preescolares, no están jugando con plastilina que les ayudará a adquirir mejores destrezas en grafomotricidad. Y digo lo del alfabeto, porque he leído en diversas ocasiones a madres de preescolares decir que le estaban enseñando el alfabeto a sus hijos.

Esta fotografía corre en las redes sociales y es una forma muy visual de entender porque un niño preescolar tiene dificultades en escribir.

Foto vía: lanoriainformativa.com

La radiografía de la izquierda corresponde la de un niño preescolar, mientras que la de la derecha es la de un niño de 7 años.

Antes de plantearnos que cojan un lápiz debemos entender que aún no están preparados, que sus manitas necesitan un tiempo antes de saber cojer un lápiz de forma adecuada y tener un trazo correcto. Por lo que hay que trabajar las bases y existen infinidad de ejercicios que se pueden hacer para ayudar que sus manos se desarrollen como jugar a la plastilina, con pelotas, juegos sensoriales, etc. Entre ellos hay actividades de grafomotricidad que les pueden ayudar.

La grafomotricidad  es el movimiento gráfico realizado con la mano al escribir (“grafo”, escritura, “motriz”, movimiento). Una buena grafomotricidad permitirá minimizar problemas a la hora de escribir, como un mal agarre del lápiz o una presión excesiva en este.

La bandeja de arena

Existe diversas actividades para trabajar la grafomotricidad, entre ellas destacaría la bandeja de arena en la que se pueden realizar diferentes actividades de preescritura. También se puede usar otro material, como la sal fina en lugar de la arena. Nosotros utilizamos sal.

Con la bandeja de arena trabajamos:

  • La motricidad fina mejora la precisión de los dedos y por consiguiente del trazo
  • La coordinación oculo-manual: el copiar en la arena (en nuestro caso la sal) una letra, dibujo o número que hay en una cartulina le permite a mejorar la coordinación entre los ojos y la mano.
  • La concentración:  es una actividad que permite pasar un periodo de tiempo concentrado en la manipulación de la arena u otros elementos.

¿Cómo construir una bandeja de arena?

En realidad no hace falta que te gastes dinero en una bandeja, nosotros teníamos una caja de madera y la pintamos con colores fluorescentes, eso nos permite hacer actividades con la luz negra.

Como ya he comentado, nosotros usamos sal en lugar de arena. Básicamente, porque la empezamos a usar en pleno confinamiento, así que buscamos un material que podíamos comprar en un supermercado, y como nos gusta su textura, seguimos utilizándola.

¿Qué actividades podemos hacer?

1. Juego libre.

Básicamente tenemos que dejar que el niño o la niña experimenten con la bandeja de arena, con juego libre.

Si utilizamos la luz negra la actividad se transforma totalmente. Aunque el uso de recursos como la luz negra entrarían más en la metodología de Reggio Emilia, pero a mi me gusta fusionar metodologías.

2. Juegos de escritura

Se le presenta al niño o la niña una letra, número o dibujo, primero se repasa la letra con el dedo y luego lo dibuja en la bandeja de arena.

3. Grafomotricidad con la mesa de luz

Si en lugar de usar una caja opaca utilizamos un recipiente transparente podemos utilizar la mesa de luz para hacer ejercicios de grafomotricidad


Gemma

Médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, madre de dos hijos. Aficionada al patchwork, manualidades y viajar. Bloggera en mi tiempo libre

¡Déjame tu comentario!